angel24

El lenguaje corporal en una entrevista de trabajo

Un aspecto fundamental cuando vamos a una entrevista de trabajo y que muchas veces no se suele tener en cuenta, es nuestro lenguaje corporal, es decir, lo que transmitimos al entrevistador con nuestros movimientos, gestos, posturas y rostro. Normalmente, nuestros movimientos a la hora de entablar una conversación son inconscientes, pero tratándose de una entrevista de trabajo, debemos controlar ciertas posturas y aprender a resaltar las que realmente nos pueden favorecer. Dicho esto, es importante que conozcamos qué trasmitimos con nuestros movimientos, para que nuestra entrevista sea todo un éxito y los nervios no nos pasen malas jugadas.

Veamos las claves del lenguaje corporal:



  1. En primer lugar, nos encontraremos con el apretón de manos. Es un aspecto que debemos perfeccionar si queremos transmitir seguridad. Se aconseja mirar a los ojos mientras se da la mano, con una intensidad media, es decir, ni realizando mucha fuerza ya que transmitiremos arrogancia, ni tampoco demasiado suave, ya que se transmite inseguridad. Otra de las técnicas que recomiendan es decir el nombre del entrevistar durante el apretón de manos, por ejemplo: “encantado de conocerte, Juan”, ya que se emite atención y cercanía sobre el entrevistador, un punto positivo que ya tendremos ganado.

  2. El siguiente aspecto imprescindible será nuestra sonrisa. Cuando sonreímos mostramos simpatía y buena impresión. Deberemos hacerla de forma sincera y sin forzarla, ya que podremos transmitir todo lo contrario a lo que queremos.

  3. Controlar la postura es otro de los principales errores que se suelen cometer. Una postura cómoda es el aliado perfecto. Debemos evitar mantenernos rígidos o tener una postura que te haga parecer pequeño, ya sea con los brazos demasiado pegados al cuerpo o las piernas muy juntas. En una entrevista se valora la seguridad, por lo que debemos intentar disminuir los nervios. Mantener los pies sobre el suelo y los brazos apoyados con las manos a la vista es siempre la mejor opción.

  4. En relación con el punto anterior, los tics deberán ser siempre los menos posibles. Evitar tocarse el pelo, jugar con las manos u objetos, rascarse, morderse las uñas, moverse en exceso o mirar hacia otro lugar nos hará parecer nerviosos, inquietos e incluso dar una apariencia poco transparente. Controlar este aspecto no siempre es fácil pero sí nos hace ganar muchos puntos.

  5. Las manos son uno de los aliados perfectos a la hora de comunicar. Expresar lo que se está diciendo con las manos es una buena forma de mantener la atención del entrevistador y, además, controlar el resto de los tics nerviosos que se puedan tener y refuerzan y enfatizan los puntos fuertes que queremos destacar.

  6. Por último, escucha. Quizás es la parte más fundamental cuando realizamos una entrevista. Nos hará contestar correctamente a las preguntas y te hará demostrar interés y atención.

    Ahora que ya conoces las claves principales del lenguaje corporal, es hora de practicarlas y ponerlas en acción. Recuerda que cuanto más preparado estés, más opciones tendrás de ser el escogido para el puesto de trabajo.

Su petición ha sido registrada.
Gracias por contactar con nosotros.
En breve nos pondremos en contacto con Ud.

Parece que algo ha ido mal. Porfavor intentelo de nuevo.