angel24

Gracias por tus 25 años de trabajo, Mari Carmen

Maria del Carmen Navío, Mari para todos los que formamos parte de la familia de angel24, empezó a trabajar en la empresa en el verano de 1991. Con 19 años, nuestra protagonista quería trabajar mientras esperaba conocer si había logrado acceder a la Universidad. 25 años después, Mari sigue con nosotros, feliz. De ella resalta su risa contagiosa, su dedicación diaria y, sobre todo, su disponibilidad con todos los compañeros que necesitan cualquier cosa.

Mari ha sido parte y testigo del cambio y de la evolución de angel24 durante 25 años y por eso aprovechamos la ocasión para hacerle un pequeño homenaje durante la cena de empresa del pasado año y, ahora, para hacer balance sobre cómo han sido estos años en angel24.


¿Cómo entraste en angel24?

Por pura casualidad. Una amiga me dijo que estaban buscando gente, me puse en contacto, me llamaron para una entrevista y me ofrecieron empezar. Tenía 19 años y había acabado la Formación Profesional de Administración y Comercial, estaba esperando un tiempo pero al final, por motivos personales, decidí quedarme y seguir trabajando.

¿Te acuerdas de cómo fue tu primer día de trabajo?

Sí, todo el mundo fue muy simpático conmigo, en seguida hice amistades. También me vi abrumada. Empecé atendiendo las llamadas de teléfono y me encargaron poner al día todos los archivos. Me llamó la atención que el departamento de administración estuviera dividido. Había una parte del equipo en el primer piso y el resto en la planta baja.

En estos 25 años, ¿cómo ha evolucionado tu trabajo?

Pues ha ido cambiando y he ido aprendiendo mucho por el camino. De coger llamadas y ordenar archivos pasé a ser el apoyo de otros departamentos, como del departamento comercial, ayudando a redactar presupuestos. Incluso si venía algún cliente y los comerciales no estaban, me atrevía a dar información sobre nuestros servicios de buscapersonas y domésticos. Hacia un poco de todo, la verdad. En 1996, con la llegada de José María Fuster, nuestro actual jefe financiero, fue cuando me involucré más en administración. Pasé a estar con todos mis compañeros en la misma planta y una de mis compañeras pudo enseñarme a llevar el tema de tesorería.

Cuando cambiamos la sede al polígono de Son Castelló redistribuyeron los trabajos ya que éramos más personal. Había más departamentos y una recepción, ahí fue cuando me despedí de coger las llamadas y se me puso otro reto: llevar a los clientes. Durante unos meses fuí la encargada de esa tarea y, después, en nuestra sede actual de Can Valero, retomé de nuevo la gestión de los proveedores.

¿Qué cambios has visto en la empresa en todo este tiempo?

Muchísimos. Ha pasado de ser una pequeña empresa, en una pequeña oficina a una gran empresa. Ha pasado de vender sólo servicios domésticos a vender absolutamente todo tipo de servicios. El presidente, el señor Riera, ha sido una persona muy inteligente, capaz de hacer triunfar cualquier empresa en la que se fijaba.

¿Qué valores crees que describen a la empresa?

Es una empresa ante todo familiar. Se adapta siempre a los nuevos tiempos y a lo que necesita el cliente. Eso siempre dentro de un buen ambiente de trabajo porque no en todas las empresas son así de solidarios. Aquí te ayudan si tienes cualquier problema.

Ahora lo normal es saltar de trabajo en trabajo ¿Cómo lo has hecho para estar con la misma empresa 25 años?

Pues por la estabilidad y por el cambio continuo. El trabajo que hago me gusta mucho, en estos 25 años nos hemos trasladado varias veces de dirección. También he podido evolucionar mi carrera pasando por distintos puestos pero, sobre todo, gracias al buen ambiente que hay entre compañeros.

¿Qué es lo que más te gusta de trabajar aquí?

La seguridad que te da ver que la empresa sigue creciendo, la flexibilidad horaria, las ayudas que dan para ir formándote y evolucionar en tu puesto de trabajo… Todo eso hace que vayas a trabajar con muchas más ganas.

¿Cómo te sentiste en el homenaje que te hicieron en la cena de empresa? ¿Te lo esperabas?

Imaginaba que me harían algo pero lo esperaba en agosto. Así que viendo que no, ya supuse que sería para el año que viene. Pero la verdad es que el día de la cena de empresa no me esperaba nada de nada y todo me cogió de sorpresa. De repente vi que ponían un vídeo, con todos los compañeros dejándome un mensaje y luego que mi marido y mi hija estuvieran ahí sin yo saber absolutamente nada…Fue algo inolvidable.


 


Su petición ha sido registrada.
Gracias por contactar con nosotros.
En breve nos pondremos en contacto con Ud.

Parece que algo ha ido mal. Porfavor intentelo de nuevo.