angel24

Trabajando en positivo

¿Cuántas veces has envidiado a ese compañero de trabajo que llega cada mañana saludando con una enorme sonrisa en su cara? ¿Cómo lo hace? ¿Cuál es su secreto para que la rutina no mate esa motivación en el trabajo? 

Según los expertos en coach profesional, ser feliz en el trabajo depende más de nosotros mismo que de las circunstancias que nos rodean. Así que, cuando ya no le encontramos sentido al trabajo hay que detenerse a reflexionar sobre nuestra infelicidad. Lo más importante de todo es apreciar nuestro empleo, trabajar en positivo. ¿A qué nos referimos con esto? Pues a valorar lo que el trabajo significa para nosotros: ingresos, estabilidad, crecimiento personal y profesional y, sobre todo, un apartado importante en nuestra trayectoria laboral.

También es importante establecernos metas. Tanto como si tenemos un puesto fijo como si es algo temporal, debemos poner la vista en algo futuro y positivo. Por ejemplo, pensar que con los ingresos que obtengamos podremos trazar un viaje anhelado, dar la entrada a una casa e, incluso, visualizar la experiencia y conocimientos que nos está dando ese puesto de cara a un cambio de trabajo o ascenso. 

Otra de las motivaciones es continuar aprendiendo, este punto es de vital interés para los que llevan varios años en el mismo puesto. Seguir formándose, salir de la rutina aunque sólo sean unas horas para aprender y actualizarse darán un empuje al ánimo. Al igual que podemos atrevernos a ayudar a otros departamentos o involucrarnos en más proyectos de la empresa. Hablar con el superior para comunicarle el deseo de seguir creciendo es clave en esta acción.


En el día a día, evita a las denominadas "personas tóxicas". Se trata de esos compañeros que sólo hacen comentarios negativos y críticas hacia el trabajo, los jefes e incluso hacia otros compañeros. La negatividad es altamente contagiosa y vivir rodeado de cotilleos y malas palabras nos conducirá directamente al desánimo y el malestar, justo todo lo que queremos evitar. Intenta coincidir con los compañeros más positivos, alegres, esos que en los momentos de descanso te hacen olvidar que estás en el trabajo ya que se centran en otras conversaciones más amenas. 

Por último, intenta aprender a disfrutar de lo que haces, piensa en la parte positiva de tu empleo, si estás ayudando a otras personas, qué es lo que hace diferenciarte de tus compañeros, tus virtudes como profesional. En definitiva, da lo mejor de ti mismo cambiando de actitud. Quizás los demás no lo agradezcan ni valoren, pero ese cambio te hará crecer a ti y las jornadas de trabajo ya no serán días grises. 


 

Su petición ha sido registrada.
Gracias por contactar con nosotros.
En breve nos pondremos en contacto con Ud.

Parece que algo ha ido mal. Porfavor intentelo de nuevo.