angel24

¿Tu página web funciona?

Internet es el lugar donde las empresas han podido abrir sus puertas, contar su historia y experiencia y, sobre todo, donde muestran su especialidad, vendan servicios o productos. Sin embargo ¿cuántas de ellas han acertado con su página web? ¿Cuántas veces has encontrado una página con faltas de ortografía, enlaces rotos e incluso hipervínculos que no dirigen a ningún sitio?

Ahí reside la importancia de auditar, probar, la página web. Es una ardua tarea ya que se debe revisar cada milímetro de la página, cada subsitio, todos los botones, etc. Hay que poner muchos ojos encima porque ahí es donde la empresa se juega el éxito o fracaso de su estrategia online. Por no hablar de las webs de los ecommerce, ellos se lo juegan todo a una carta.

Pero ¿cómo debe ser la auditoría de un sitio web? Un completo test de una página web puede abordar muchos aspectos. Vamos a centrarnos en este post en aquellos que tienen que ver con sus contenidos y funcionalidades principales. En primer lugar, los técnicos encargados de esta tarea revisan ortográficamente los textos que se incluyen en la web. Faltas de ortografía, de expresión y/o adecuación son muy comunes en las landings de las organizaciones. Seguro que has visto alguna página web que todavía incluye el típico texto de relleno "Lorem ipsum dolor sit amet, consectetuer adipiscing elit, sed diam nonummy nibh euismod tincidunt ut laoreet dolore magna aliquam erat volutpat". Un error de este tipo genera desconfianza al cliente y/o comprador, ya que se pierde seriedad y profesionalidad. 

De igual modo se revisa la adecuación del texto con las imágenes que acompañan. Que todo esté equilibrado y que la visita a la web sea coherente entre lo que leemos y vemos. Por ejemplo, si estamos hablando de “las mejores pistas para esquiar”, que no aparezca la imagen de una playa. Parecen cuestiones obvias, pero son tropiezos típicos que ocurren.

Otra de las facetas de la web que se pone a prueba en estas revisiones es la usabilidad del sitio. Esto es, “simplemente”, lo fácil que es para el usuario navegar por la web. Encontrarlo todo en cuestión de segundos, la disposición de recursos que faciliten la navegación, como una barra de búsqueda, links, descripciones, etiquetas… Otra de los elementos que observa este examen es la correcta vinculación entre los botones y links de la web con las páginas de destino. Es decir, si, por ejemplo, un botón dice "contacta con nosotros", que la web de destino, tras pulsarlo, sea efectivamente la landing de contacto con la empresa, no cualquier otra distinta.

En estos test, además, se procura mejorar aspectos de estilo. El auditor, basándose en su experiencia, aporta valor en relación a qué elementos pueden perjudicar la imagen de la página, cuáles la hacen pesada o qué es lo que puede despistar o molestar al usuario final. Además, internet, por fortuna, cada vez es más accesible, por lo que es recomendable que una web de nueva construcción sea lo más limpia posible para que personas con discapacidad puedan navegar fácilmente por ella. Cuidar que los textos tengan el tamaño de fuente adecuado, que no haya contrastes violentos entre colores o que no haya accesos demasiado ocultos hacen que la web sea más accesible para todos los usuarios, independientemente de si tienen discapacidad o no.

También se analiza si la web es responsive. Esto se refiere a la adecuación de la página en otros dispositivos, como móviles o tablets. Actualmente usamos en un porcentaje muy alto el teléfono móvil para hacer consultas en internet, relacionarnos a través de las redes sociales y obtener información instantánea en cualquier lugar. Así que, con el fin de lograr la afinidad con los buscadores, las webs tienen que cuidar mucho su estética vista desde el móvil. Una página que no sea responsive está abocada al fracaso en el mundo digital. 

Con todo este proceso de auditoría las empresas se garantizan tener un escaparate limpio, pulido y, lo más importante, atractivo y útil para sus visitantes. Además, la inversión realizada en la web servirá, no sólo para motivar las ventas, sino para ganar prestigio en el mundo digital, aquel que no podemos palpar pero en el que es necesario vivir para llegar al público actual.


Y esto es solamente una parte de las pruebas a las que puede someterse una página web.

angel24

Su petición ha sido registrada.
Gracias por contactar con nosotros.
En breve nos pondremos en contacto con Ud.

Parece que algo ha ido mal. Porfavor intentelo de nuevo.